X
LO LEÍDO
y lo liado
un blog de enrique garcía-maiquez

Ya he estado aquí antes

Vean esto: 

“I began by thinking I could save you, but in the end, all I can do is honor you. My mother, first among women, my warmth and my comfort, my safety, my pride, you’re the one I want to please. You’re the one I want to applaud me. My father, first among men, my teacher and my judge, the man I know I will become. You grow older now. You’ll still ahead of me as you’ll always be forever further down the road. Forgive me for needing you to be strong forever. Forgive me for fearing your unhappiness. As you suffer, so I shall suffer. As you endure, so I shall endure. Hold my hands and walk the old walk one last time then let me go”. 

Véanlo. Es infinitamente mejor verlo que leerlo. Es la fantástica escena final de la película “Regreso a Hope Gap”, bajando a ese acantilado de Seaford, al sur de Londres. Es la despedida del hijo de todas las seguridades de la niñez. Y es un canto a la familia, también después de rota. La dirección y el guión corren a cuenta de William Nicholson, que reescribe otra pieza teatral suya: “La retirada de Moscú”. Una y otra tienen un componente biográfico: una ruptura matrimonial vista con los ojos del hijo que fue.

El asunto era lo suficientemente importante para Nicholson como para no dejar su texto -su excepcional guión- en manos ajenas. Tenía que dirigirlo él y pudo hacerlo. Posiblemente cuando tienes más de 70 años, y son tuyos guiones tan reconocidos como Gladiator, Los Miserables, Tierra de Penumbra…, puedes permitirte que nadie ponga sus manos en tu delicada obra. 

Se estrenó en cines en octubre del año pasado, en plena pandemia, y ahora puede verse en varias plataformas de televisión. Si no lo han hecho, aprovechen una de estas noches de agosto.

Hace unos años, cuando vino a presentar en España “La tierra de nuestros padres”, Nicholson contó que era guionista para poder permitirse el lujo de ser escritor… y llegar a fin de mes. Hope Gap demuestra el gran guionista, escritor, director y artista que es. 

Véanla. Aunque solo sea para poder decir, con Grace: “ya he estado aquí antes”.

También te puede interesar