X
LO LEÍDO
y lo liado
un blog de enrique garcía-maiquez

Voluntad, ni de estilo

 

Como es una orientación personal, no la podría usar para una crítica objetiva, pero os la propongo como criterio práctico de lectura y de creación. Incluso aunque sea reversible y alguien podría perfectamente usarla en mi contra.

 

La cuestión es que me encanta el estilo, el de cada cual, pero, cuando detecto en un escrito, ya sea artículo de opinión o poema, una voluntad de estilo no puedo evitar recitarme compulsivamente estos versos de don Manuel Machado:

 

La voluntad… ¡es verdad!;

con ella todo se gana,

borra montes, seca pontos…

Yo no he visto más que tontos

que tuvieran voluntad.

 

¿Quiere decir eso que me rebelo contra el estilo? Oh, no, jamás. Pero el estilo tiene que servir (con toda la excelencia y exquisitez necesaria, pero servir) al pensamiento, al sentimiento y a la intención. Si se pone a hacer cabriolas y a adornarse por su cuenta, sobra. Lo explicó magistralmente JRJ: «Depuración de la forma es únicamente depuración de la idea».

 

Entre la advertencia de Manuel y el mandamiento de JRJ tiene que moverse toda literatura que merezca la pena.

También te puede interesar