X
LO LEÍDO
y lo liado
un blog de enrique garcía-maiquez

Una palabra

Paseando por el monasterio de Yuste y su palacio, le confieso a mi hijo de 10 que me propuesto aprender latín para rezar en el idioma sacro todo lo que pueda. Me mira, piensa y pregunta:. «¿Sabes decir `Jesús`?» Sí, sé. «¿Sabes decir `muerte`?» También. «¿Sabes decir `Amén`?» Amén. «Pues ya puedes rezar en latín»

 

¿A ver quién le ha explicado al niño lo del solo nombre ante el cual toda rodilla se dobla, quién lo de que nadie puede musitarlo sin la asistencia del Espíritu Santo y todo eso? Yo, que tendría que habérselo enseñado, lo aprendo. La criatura sabe latín. Y salimos de Yuste con el ánimo encendido.

 

 

También te puede interesar