X
LO LEÍDO
y lo liado
un blog de enrique garcía-maiquez

TARDES DE CHOCOLATE EN EL RITZ de Reyes Calderón

El poder del chocolate es inexplicable. No sé a vosotros pero es un antojo que no me puedo quitar. Tampoco es que sea muy golosa pero negro, blanco o con leche es boccato di cardinale. Para los chocolateros sin solución, una dosis diaria en forma de onza, chocolatina y en casos extremos, tableta, es la pieza fundamental para endulzar un día cualquiera. Para los días grises, se convierte en la gasolina perfecta de energía y alegría. El sentido que no puede faltar en la novela de Reyes Calderón es el gusto. Por eso en Tardes de chocolate en el Ritz encontramos un relato con chocolatinas de un sabor amargo y otras más dulces: fracasos, amor, risa, familia, amistad… El hotel Ritz y sus tazas de chocolate caliente serán los testigos de la amistad de Marta y Reyes, dos mujeres completamente distintas que, sin saberlo, andaban buscando una misma sensación; el bombón de la felicidad.

También te puede interesar