X
LO LEÍDO
y lo liado
un blog de enrique garcía-maiquez

Sirácida. Manual de lectura.

«Dichoso que medite estas palabras.

Quien las grabe en su corazón llegará a sabio siempre.

Si las pone en práctica, tendrá fortaleza en todo».

 

Veo en Sir 50, 30-1 una escala de perfección del lector perfecto, partiendo del grado 0 e implícito que es simplemente leer sin meditar ni nada. El que sopesa lo que lee ya puede considerarse feliz. Si encima memoriza, sube al escalón de la sabiduría. Cuando uno pone en acción las palabras que leyó,  que meditó y que memorizó, ya adquiere la fortaleza que encerraban —pura poción mágica quijotesca— esas palabras. Viene en la Biblia, por supuesto, pero puede extrapolarse a cualquier las mil lecturas buenas, que diría John Senior.

También te puede interesar