X
LO LEÍDO
y lo liado
un blog de enrique garcía-maiquez

“¡Que le corten la cabeza!”

Se ha desatado, con razón, un enfado generalizado por la extravagancia del Gobierno de pretender que las matemáticas deberán enseñarse a los niños “con perspectiva de género”. Mejor que enfadarnos, podríamos tomar a broma todas las ocurrencias de ingeniería social -de todo a cien- de la pandilla que nos gobierna. Y, en ese plan, decirles que las matemáticas feministas están inventadas, al menos, desde 1865.

 

Ése fue el año en el que Charles Lutwidge Dodgson (es decir, Lewis Carroll) publicó su primera edición de “Alicia en el país de las maravillas”, aquí con su segunda parte: “Alicia a través del espejo”.

 

Si de lo que se tratara (que, evidentemente, no es el caso) fuera de hacer atractivas las matemáticas a las niñas, nada como recorrer los juegos lógicos (y los ilógicos) que va enfrentando Alicia; incluido su choque con la Reina de Corazones y su irrefrenable afición por las soluciones drásticas: ¡Que le corten la cabeza!”.

 

Pero no es eso, claro. Lo de la perspectiva de género es solo una forma de adelantarnos que ni en Matemáticas se estudiará -mínimamente- algo de matemáticas. No hay que estudiar Historia, sino interpretaciones memorialísticas. La Geografía solo interesa para localizar los alrededores de nuestra aldea y para que nos expliquen cómo el calentamiento global cubrirá las playas salvo que dejemos de comer carne ipso facto. La Literatura queda sustituida por tuiter e instagram. Y, en Lengua, lo importante va a ser empoderar los dialectos, quien no tenga lengua cooficial.

 

Hubo un tiempo, hace no tanto, en el que se podía estudiar matemáticas y, a la vez, por ejemplo, ser un gran literato. No solo Lewis Carroll. En España, hace poco más de un siglo, en 1904, recibió el Premio Nobel de Literatura José Echegaray. Ese primer Nobel español fue dramaturgo, matemático, ingeniero, político y, en tres ocasiones, ministro de Hacienda. Para los aficionados a las matemáticas, aquí pueden leerse sus “Disertaciones sobre la cuadratura del círculo” ; y, para los demás, una selección de sus obras de teatro.

 

La situación ahora es muy distinta. Casi sin eco mediático, a lo largo del mes de julio se publicaron pequeñísimas noticias que daban cuenta de un suceso curioso: las oposiciones de profesor de matemáticas de secundaria que se estaban realizando en buena parte de las Comunidades Autónomas españolas no conseguían, ni de lejos, cubrir las plazas.

 

¿Y eso? Pues eso significa que los buenos estudiantes que terminan Matemáticas tienen salidas profesionales mejor remuneradas que la de profesor de instituto. La escasez de profesores de Matemáticas de secundaria ha abierto la puerta a que otros licenciados en carreras de Ciencias con menos salidas profesionales opten, vía profesor interino, por esas plazas de Matemáticas. Pero, claro, la oposición -de momento- incluye un temario que exige tener unos razonables conocimiento de Matemáticas. Al no superar la prueba, esos profesores interinos seguirán siendo interinos y no conseguirán una plaza de funcionario.

 

¡Albricias! Las matemáticas inclusivas y con perspectiva de género que se ha inventado nuestro Gobierno vendrán a solucionar esa anticuada disfunción. ¿Qué necesidad hay de acreditar conocimientos matemáticos? ¡Ninguna! ¿Alguien lo duda? ¡Nadie! Y si -contra pronóstico- apareciera alguien, llamaremos a la Reina de Corazones para que lo solucione de inmediato: ¡Que le corten la cabeza!

 

 

También te puede interesar