X
LO LEÍDO
y lo liado
un blog de enrique garcía-maiquez

Primer caído del año

 

Como en los diez negritos (con perdón) también tiene su encanto macabro ver cómo los propósitos para el año nuevo van cayendo uno tras otro. Anoche cayó el primero de los míos del 2022. Seco. Pum. Me había decidido a llevar, además de este blogg, que es un diario literario, un diario más contable de cada día del año. Pero anoche vi que no había escrito en él lo que sí había escrito aquí, que era lo más jugoso del día. Y comprendí que lo mío no es la contabilidad, sino encontrar la moneda de oro de cada día, y ya está. Alguna vez me dije que el diario clásico lo lleva en nuestro tiempo y de nuestro tiempo Andrés Trapiello y que eso nos justifica a todos, que podemos hacer de fondo nuestras pequeñas variaciones personales, sabiendo que el pulso de los días ya lo lleva él, como el héroe antiguo también representaba a todos.

 

La moneda de hoy es que esos propósitos que se pierden también tienen su valor. Si eran muy buenos, por el tiempo que se sostuvieron, que es mejor que nada. Pienso en el hercúleo proyecto que se ha echado encima Marcela Duque. Poner [y glosar] un poema cada día. Imagino que en algún momento, desfallezca, lo que sería una pena, pero la alegría de este espléndido poema de Mary Sarton (autora que ya había comentado en LxL nuestra atenta Paula Fernández de Bobadilla) no nos la quita nadie. Es una alegría para siempre.

 

Y para propósitos más prosaicos, como el mío, tampoco es manco el alivio de desembarazarte de una idea errónea. Eso vale su peso (del que te libras) en oro.

 

 

También te puede interesar