X
LO LEÍDO
y lo liado
un blog de enrique garcía-maiquez

Otro Día D

Hace dos años se conmemoró con razonable celebración: era el 75º aniversario del Día D. Hoy solo termina el 77º de aquel 6 de junio de 1944. Quizá la expectación vuelva a aumentar dentro de tres años, en el 80º aniversario. O no.

Debería, porque aquel desembarco en las playas de Normandía muestra el arranque épico de una victoria que aún tardaría en llegar; es una épica sobre la que descansa la confianza en la democracia liberal, en la construcción europea y en la colaboración con Estados Unidos que ha cimentado el desarrollo de esta parte del mundo desde el final de la II Guerra Mundial.

La casualidad ha querido que el Día D de este año me pillara leyendo “Eichmann en Jerusalén”. Todo Hanna Arendt merece ser leído, aunque no sea fácil. De Eichmann, por ejemplo, a ella no le debió resultar nada fácil escribir que Hitler pudo ‘avanzar tanto’ en su Solución Final gracias a la colaboración de los judíos. “Allí donde había judíos había asimismo dirigentes judíos, y estos dirigentes, casi sin excepción, colaboraron con los nazis, de un modo u otro, por una u otra razón”.

Antes que judía, Arendt era una mujer libre con un compromiso férreo con la verdad. La colaboración de judíos y gentiles con los nazis, no solo en Alemania, se cubrió después con el manto de una muy aplaudida resistencia. Pero esa resistencia no fue tan ‘resistente’ como hemos querido creer.

El juicio de Eichmann en Jerusalén, escribe Arendt, “ofrece una sorprendente visión de la totalidad del colapso moral que los nazis produjeron en la respetable sociedad europea, no solo en Alemania, sino en casi todos los países, no sólo entre los victimarios, sino también entre las víctimas”.

Ésa es la clave: “colapso moral”. El colapso moral de una sociedad no requiere llegar a los extremos del régimen nazi. Ni siquiera es necesario que esa sociedad esté sometida a un régimen totalitario. Se produce, simplemente, cuando un grupo humano asume conductas y actuaciones que, fuera de ese entorno y de ese momento, verían como inaceptables, reprobables, indeseables… Les resultarían insoportables a la mayor parte de los componentes de ese grupo humano, pero en el momento del colapso moral se impone la actuación de rebaño.

Les sugiero hacer un listado.

Por cierto, hoy 6 de junio se cumplen 3 años (36 meses) del primer Gobierno de Pedro Sánchez. Sí, del que nombró tras su moción de censura. Se tomó unos días para anunciar un Gobierno “con 11 mujeres y solo 6 hombres” que, según él, era el “reflejo de lo mejor de la sociedad a la que aspira a servir”. En los días siguientes tuvo que firmar sus primeros ceses: los ministros Maxim Huerta y Carmen Montón, por un problema con Hacienda y por un plagio, respectivamente.

¡Pequeñeces! Muy pronto entraron todos en el colapso moral que impide dar importancia a esas pequeñas cosas. Primero entraron todos ellos, y el objetivo es que terminemos por entrar todos nosotros. Es la antítesis del Día D… Podríamos llamarlo Día Delta, por ejemplo, y analizar cuánto es capaz de destruirnos el actual colapso moral. Aunque también podemos resistir. Sí, es menos cómodo. Pero ya queda menos para sus 32 meses.

 

 

 

 

También te puede interesar