X
Nuestros
columnistas

De sarcófagos visigodos a Sanlúcar a la velocidad de la factura de la luz

Cómo se agradece una buena noticia y si, además, engloba algo hoy tan desdeñado como la cultura, belleza e Historia resulta, efectivamente, magnífico. El Paisaje de la Luz del Paseo del Prado y el Retiro ha logrado ser inscrito en este 2021 como Patrimonio Mundial por la Unesco unido a los bienes ya declarados como el Monasterio de El Escorial, la universidad y el casco histórico de Alcalá de Henares, el paisaje cultural de Aranjuez y el Hayedo de Montejo. Entre los argumentos: por primera vez se presentaba un espacio verde urbano. El Paseo del Prado primero, en 1540, y los jardines del Retiro poco después, suponen la introducción por primera vez en el urbanismo europeo de la naturaleza en la ciudad. Es el primer paseo arbolado, una alameda, diseñado en una capital europea. Este modelo sirvió de inspiración no sólo a la Alameda de Hércules en Sevilla sino que también se trasladó a América surgiendo así la Alameda de México. Es con Carlos III cuando se transforma esta área de la ciudad para convertirla en una ciudad ilustrada. Se abren los jardines y se crea un área dedicada a la investigación, estudio y difusión del conocimiento para su disfrute e instrucción. En su eje, pues, encontramos importantes edificios históricos, como el Palacio de Cibeles o el Banco de España, unidos a la referida concentración de museos como El Prado, Reina Sofía o Thyssen-Bornemisza, y de grandes instituciones políticas, económicas y sociales como el Banco de España, el Congreso de los Diputados, la RAE o la Bolsa.

Lean El jardín del Prado, de Eduardo Barba Gómez. Un paseo botánico por las obras de los grandes maestros. “Otra manera de mirar y disfrutar del arte, a través de un delicioso paseo, para descubrir la belleza de las plantas que florecen en el Museo del Prado”. Recorra las salas del Prado buscando plantas en sus obras de arte. Cada capítulo está dedicado a una especie, que sirve para ir hilando un ensayo donde aparecen jardines, museos y viajes. Barba se presenta como un jardinero amante del arte, un paisajista que disfruta pintando con plantas los espacios interiores y exteriores de nuestras casas. Como investigador botánico en obras de arte, le encanta aprender de los grandes maestros su forma de mirar la naturaleza. Como jardinero, “es maravilloso transformar un terreno baldío en un vergel pleno de verdes que inunden nuestros sentidos”. Porque, ¿qué sería de nosotros sin plantas y sin arte?

 

 

El valor de ser uno mismo

Hace tan sólo tres años saltó a los titulares la remera española Anna Boada. Anna no venía a hablarnos de cómo iban sus entrenamientos sino que nos anunciaba su retirada de la actividad deportiva a los 26 años debido a una depresión: “Lamentablemente, me cuesta aceptar que esta vez no he sido capaz de encontrar las fuerzas para continuar luchando. Las enfermedades no las escogemos, a veces ni las aceptamos, sobre todo cuando hablamos de problemas de salud mental”. Este dolor no se refleja en un análisis de sangre ni en una radiografía. Es inexpresable. Es el dolor del alma. Anna lo tenía todo. Junto a su compañera Cid conquistaron la medalla de bronce en los Mundiales de remo de Plovdiv (Bulgaria). Su futuro era de lo más prometedor hasta que se cruzó la enfermedad: “Lo más complicado no es caer, lo más difícil es no saber cuándo vas a volver a tocar el suelo para poder empezar a levantarte”. Simone Biles es actualidad por este tema: «Tengo que centrarme en mi salud mental». La gimnasta estadounidense ha asumido que debe preocuparse ahora de algo más que ganar una medalla: “Después de mi actuación no quería seguir. Deberíamos estar ahí fuera disfrutando y no es el caso”. Cuando llegas aquí es preferible dejar de buscar culpables, de preguntarme a ti mismo qué hubiera pasado si hubiera tomado otras decisiones porque al final eres tú el perjudicado. El mundo sigue girando mientras tú permaneces paralizado sin saber continuar. Asumir nuestras limitaciones es una forma de adquirir sabiduría. La vida, en definitiva, es gestionar las propias limitaciones sabiendo que no vamos a alcanzar la inmortalidad ni la trascendencia.

No dejen de leer Fármaco,  de Almudena Sánchez. Toda una rotunda expresión de la realidad, de la vida cotidiana del que convive con la enfermedad mental. Esa tristeza paralizante. Y lo hace exponiéndose, valiente, mostrando todas sus grietas. Lo importante: abre una ventana a la esperanza de la curación pese a lo arduo del camino. Está escrito con una belleza en sus descripciones dotándolas, además, de sentido del humor muy a valorar: “Tres horas con la merluza, mascando y mascando. Cuando como, lloro tras cada mordisco porque me resulta una injusticia desorbitante que el pescado tenga espinas”; “un oculista me inspeccionó: no soy capaz de graduarte la vista, has llorado una ciénaga”; o cuando habla de la lavadora estropeada, que no centrifuga la ropa y gotea al tenderla: “Mientras coloreo mandalas, he caído en la cuenta de que le he contagiado la depresión a la lavadora”.
 

 

 

La nueva factura de la luz o el rayo que no cesa…

El ministro de la Presidencia, Relaciones con las Cortes y Memoria Democrática, Félix Bolaños, debutó el pasado miércoles asegurando que el Gobierno está haciendo todo lo que está en su mano para rebajar el precio de la luz. ¿Cómo? Impulsando el decreto que rebaja el IVA del 21% al 10%. Impulsando, no haciendo. Porque, por supuesto, la culpa nunca es del Gobierno, “son causas ajenas» como el precio internacional del gas y el de las emisiones de CO2. Precisamente, ese mismo miércoles el precio de la luz pulverizaba su récord al rebasar el máximo histórico de 103,76 euros/MWh que marcó el 11 de enero de 2002, suponiendo 2,81 euros más. Tranquilos, que no cunda el pánico, Bolaños lo está dejando todo en manos de Teresa Ribera, ministra para la Transición Ecológica. Recuerden: la ministra que nos tachaba de exagerados a los españoles por el aumento de la luz con los tramos tan fantásticos que nos imponen a las 2 de la madrugada para poner la lavadora o a las 7 de la mañana para el lavavajillas y el horno para asarte los pimientitos del día. «Un horario bastante equilibrado», ministra dixit. Para colmo, media España se quedaba sin luz debido a una avería en una línea «de muy alta tensión de 400.000 voltios» de Red Eléctrica Española entre las 16:30 y las 17:00 horas.  Comunidades como Madrid, Cataluña, Andalucía, Aragón, Navarra, País Vasco, Castilla y León, Extremadura y Murcia con 45º y sufriendo qué hacer porque tenían a un enfermo a su cargo o por detalles como la comida del frigorífico echada a perder ¿El argumento-excusa? Un incidente con un hidroavión que generó un problema en la red francesa causando la desconexión temporal de la península Ibérica del resto de Europa. Todo muy lógico, por lo visto. 

 

Douglas Rushkoff ha escrito Programa o serás programado. Muy ad hoc. En diez capítulos como diez «comandos», ilustrados por Leland Purvis, Rushkoff proporciona a los lectores las pautas para navegar por este nuevo universo que se escapa de nuestras manos. La verdadera pregunta es, ¿dirigimos la tecnología o nos dejamos dirigir por ella y por aquellos que la han dominado? “Si elige lo primero obtiene acceso al panel de control de la civilización. Si elige la última podría ser la última elección real que puedas tomar». Uno de sus fragmentos: “Si vamos a comprometer nuestros cuerpos y mentes basados en el tiempo con tecnologías que están sesgadas por completo en contra del tiempo, acabaremos por divorciarnos de los ritmos, los ciclos y la continuidad de los que dependemos para mantener la coherencia”.

 

De las carreras de caballos de Sanlúcar a la Arquitectura de Barcelona

Vamos con lo lúdico y lo alegre, que es lo único que nos queda. Las carreras de caballos de Sanlúcar de Barrameda vuelven a celebrarse. Los próximos 3 y 6 de agosto retorna la tradicional competición, suspendida el pasado año por la COVID-19, y contará con un total de 22 carreras organizadas en dos ciclos. El primero será sólo de dos días: el martes 3 de agosto y el viernes 6. El segundo ciclo serán tres días consecutivos: el 18, el 19 y el 20 de agosto. Y, siempre me ha encantado este detalle: el horario –normalmente por la tarde- dependerá de las mareas. Además, ya cuenta con el monumento homenaje a su 175 aniversario en una glorieta en la avenida Quinto Centenario, obra del escultor gallego Juan Oliveira. Acudan a Sanlúcar, siempre hay una excelente excusa para disfrutar de aquella tierra. 

 

Y otra magnífica noticia: Barcelona será la capital mundial de la Arquitectura en 2026. Acogerá el Congreso de la Unión Internacional de Arquitectos después de que su candidatura se impusiera a la de Pekín en la Asamblea General de la UIA, en Río de Janeiro. Ahora que se están celebrando los Juegos Olímpicos todos asociamos Barcelona con la grandiosa imagen que ofreció en Barcelona’92 como ciudad así como la forma de crear para acoger con los brazos abiertos. Con esta elección como sede de la Arquitectura ojalá se vuelva a repetir esa imagen y Cataluña demuestre que puede ser aquella ciudad cultural de referencia, inclusiva, mediterránea y abierta al mundo.

 

Dos libros recomendados para estas dos celebraciones: El arte de leer las calles, de Fiona Songel y 101 experiencias de filosofía cotidiana, de Roger-Pol Droit. Pol Droit  nos invita a reconsiderar nuestras acciones más ordinarias como acontecimientos filosóficos inesperados.   “Hay situaciones triviales, gestos cotidianos y acciones que realizamos continuamente que pueden convertirse en puntos de partida para amar la filosofía: pasear, pensar en todos los lugares del mundo, pasear por un bosque imaginario, mirar cómo duerme nuestra pareja, incluso las carreras de caballos… o pelar una manzana, tratar de acostarse en una hamaca, escuchar la voz de alguien en un contestador automático. Todas estas actividades que, cuando se consideran fuera de su rutina, nos invitan a experimentar lo familiar de su rareza. 

 

 

Y, El arte de leer las calles, Walter Benjamin y la mirada del flâneur, de Fiona Songel. Se refiere al arte de pasear “aprendido antes de que la acelerada transformación de la vida urbana lo engulla. Y no se refiere simplemente a deambular por las calles, sino a ocuparse cuidadosamente del estudio de lo que ha sucedido en ellas y de lo que está por suceder (…), son fragmentos que forman parte de una ciudad que cambia ‘más rápido que el corazón de un hombre”. El flâneur, arquetípico paseante solitario, con una mirada privilegiada, típicamente burguesa, nacido a principios del siglo XIX en los pasajes de París, es el observador ocioso que se mezcla entre la muchedumbre sin llegar a fundirse con ella desde una perspectiva literaria.

 

Siéntase Indiana Jones y descubra un sarcófago visigodo este verano

El verano no es sólo para pasear en bicicleta, sino también momento de descubrimientos arqueológicos. Saque ese Indiana Jones que lleva en su interior. “España esconde bajo tierra, sepultadas por el paso de los siglos, decenas de miles de piezas de muy alto valor arqueológico”.  ¿Nos vamos al yacimiento de la necrópolis romana de Los Villaricos, en Mula (Murcia)? Nos vamos. Allí acaban de encontrar un sarcófago de época visigoda en su necrópolis romana de la mano del equipo de investigación liderado por el profesor de la Universidad de Murcia, Rafael González Fernández, catedrático de Historia Antigua. Esta zona es una mina, práctica común durante la campaña de excavación que habitualmente se desarrolla todos los veranos. Se trata de una pieza de dos metros de longitud con decoración geométrica intercalada con hojas de hiedra. En el frontal correspondiente a la parte de la cabecera se ha documentado un crismón enmarcado en una orla. Su cronología corresponde posiblemente al siglo VI. El objetivo inmediato es finalizar la excavación de las tumbas situadas sobre las propias habitaciones de la villa romana cuando esta perdió su función entre finales del siglo V y principios del VII. La presencia de esta necrópolis puede estar justificada por la transformación del ‘oecus’ o ‘triclinium’ –especie de salón recibidor–, un espacio de culto cristiano. Esto explicaría la presencia de enterramientos junto a este edificio religioso en lo que conocemos como ‘necrópolis ad sanctos’. El nuevo ministro de Cultura, Miquel Iceta, ya ha felicitado a los investigadores y voluntarios que trabajan en el campo arqueológico muleño y ha anunciado una visita a la ciudad en los próximos días.

 

 

¿Quieren seguir viajando más a través de la cultura occidental, pero leyendo? Les propongo un viaje a través de las puertas. ¡Y no es de Íker Jiménez! Umbrales. Un viaje por la cultura occidental a través de sus puertas, de Óscar Martínez. “Este es un libro sobre puertas. Sobre las entradas a santuarios prehistóricos, a templos egipcios, griegos y romanos, a iglesias medievales, a fortalezas, palacios y villas, sobre qué las hace especiales y sobre cómo los seres humanos las hemos dotado de mensaje y simbolismo”. De la Casa de los Vettii en Pompeya hasta el dolmen de Menga o la abadía de Sainte-Foy; desde el panteón de Adriano y el arco de Tito hasta el templo funerario de Ramsés III y la basílica de San Marcos, pasando por la parisina Joyería Fouquet, el Palacio de Comares de la Alhambra, el edificio de la Bauhaus en Dessau, la Finca Güell, Castel Nuovo, la portuguesa Quinta da Regaleira o el Pabellón de la Secesión en Viena. Como dice Irene Vallejo, “de la mano de Óscar Martínez descubrimos que los misterios no sólo se ocultan tras la puerta, sino que son la puerta misma”.  

 

También te puede interesar