X
LO LEÍDO
y lo liado
un blog de enrique garcía-maiquez

No hay Quinto malo

La sangre es más espesa que el agua, así que tener un hermano de izquierdas no impide que las relaciones sean cálidas y entrañables. El otro día fuimos a comer para celebrar su cumpleaños.

 

Mis hijos me preguntaron qué le iba a regalar. Les dije que, como Nicolás estaba tan implicado en la política, había pensado regalarle el Breviario de campaña electoral, de Quinto Tulio Cicerón, en que éste explica a su famoso hermano cómo ganar las elecciones.

 

Los niños, que flipan con su tío Nicolás por otro sinfín de razones, entraron en un extraño frenesí: «No le regales ese libro, no, por favor, papá, ni loco». Incluso más: «Si ya lo has comprado, mándaselo a Abascal». Y más: «¿Por qué no le regalas el de la pesca, para que se concentre en otra cosa que le gusta más?»

 

No pude regalarle el libro, porque la sangre filial es más espesa que la fraterna. Y porque me emocionó tal ardor. Pero conste que no fue el ardor político, sino una fe en la literatura tan firme.

También te puede interesar