X
LO LEÍDO
y lo liado
un blog de enrique garcía-maiquez

Mi hijo glosa a Rosales

 

Llega por fin mi hijo Quique del campamento donde ha estado una semana. Se lo ha pasado muy bien, pero cuando se abraza a su madre se le escapan dos lágrimas y esta reflexión: «No sé si lloro de lo contento que estoy de veros o de la pena de haber estado sin veros».

 

Yo me echo las manos a la cabeza. ¡Media vida leyendo y antologando y aforismizando a Luis Rosales para que venga mi hijo y me explique de una vez por todas el sentido más profundo de una de mis coplas preferidas de Rosales!

 

Cuando tocan fondo

siempre se confunden

la pena y el gozo.

 

También te puede interesar