X
LO LEÍDO
y lo liado
un blog de enrique garcía-maiquez

Mi corazón lo llevas puesto

Se me ocurren proyectos por encima de mis posibilidades. A veces es un título que pide un libro o una antología, como es el caso. Después de Tu sangre en mis venas, pensaba reunir poemas de amor conyugal en El vino bueno, y todavía lo pienso. Pero un poema de Manuel Alcántara me ha metido en el cuerpo unas ganas tremendas de reunir poemas de poetas a sus hijas. ¿Quién se resiste a las ganas con este soneto y el título desprendido: Mi corazón lo llevas puesto?

EXCUSAS A LOLA

Si yo no te dijera todo esto,

andando el tiempo, alguien te lo diría.

No te puedo mentir a ti, hija mía.

Mira mi corazón: lo llevas puesto.

Siempre tuve un pequeño presupuesto

para el amor. En la melancolía

se me fue lo demás. Si todavía

quedaba algo lo eché a vivir. El resto

más vale que lo sepas por mí. Era

bueno y malo lo mismo que cualquiera

pero sospeché un aire diferente

y ante ti a veces me sentí culpable

de que vivir no fuera navegable

y te pedí perdón desde mi frente.

Qué de emociones encierra el poema, desde el título. La obligación paterna de decir la verdad a los hijos, y esa ambigüedad de las excusas. ¿Porque el padre no es tan ejemplar como debiera? ¿Por haber traído a la niña a una vida que no siempre es navegable? Por todo, claro; pero que seguridad de que el perdón será otorgado. Y, sobre todo, ese verso: «Mira mi corazón: lo llevas puesto».

Yo soy partidario de mantener mi antología ceñida a poemas a las hijas, pero este soneto prenatal (tan oportuno hoy) de Pérez Foncea, donde el padre aparece tarde, como toca, casi me convence para dejar la antología diferenciada y pasarme a una mixta.

También te puede interesar