X
LO LEÍDO
y lo liado
un blog de enrique garcía-maiquez

Menús de fin de año

El año pasado inauguramos una tradición: el día 31 almorzaríamos cola de toro, porque hasta el rabo todo es toro. Como tenemos a media familia (política) con ómicron, mi suegra ha propuesto hacer una salsa de castañas porque la situación tiene ídem.

 

Enrique y yo nos hemos venido arriba y hemos añadido que todos los unos de enero comeremos criadillas, para echarle valor al año que se nos echa encima. Leonor ha sugerido que no hace falta ser tan literales, ¡por favor!, y que podíamos cenar cada fin de año tocino de cielo, que se hace con huevos. Es un postre la mar de vitivinícola, como se sabe, porque se cocina con los excedentes de yemas de las claras de huevo que se usaban para clarificar los jereces. Además —ha dicho Leonor, tratando de despistarnos de lo de las criadillas—, se creó en un Convento, en el del Espíritu Santo, nada menos, y en 1324, casi coetáneo de la Divina Comedia.

 

Nos ha parecido una idea muy dulce, estupenda, fantástica…; pero también hemos ido a por las criadillas.

También te puede interesar