X
LO LEÍDO
y lo liado
un blog de enrique garcía-maiquez

Locus amoenus

 

Me ha dado un vuelco el corazón cuando he leído, en Viaje de invierno de Miguel d’Ors, el poema «Igual, intacto». Lo leí en versión inédita y ya entonces pensé lo que le iba a gustar a Aquilino Duque cuando lo leyese. Ahora, ya nada. Tiene ese juego entre memoria y provocación que tanto le gustaba al maestro.

 

El libro, a pesar de ese impacto y del título, que parece gris y frío, es cálido y sonriente. Yo diría que el tono está muy bien cogido en este pareado en que el autor se hace un autorretrato y valdría de autorreseña:

 

como a medio camino

entre lo British y lo cervantino

 

Y me recreo en el soneto del «Prado de Serandín». Me pasma la rima de Venus, en lo técnico. En lo narrativo, ese maravilloso miedo de que un pastor los viese, tan realista, tan voyeur al revés, En lo descriptivo, oh, esas hierbas pegadas en la espalda, tan minuciosas. Por último, ese final sorpresivo, postergado gracias a los hábiles encabalgamientos, pero tan realista, tan posible… También vale el soneto para suplir algún recuerdo inexistente. Funciona de lujo.

 

 

 

 

También te puede interesar