X
LO LEÍDO
y lo liado
un blog de enrique garcía-maiquez

Libertad, libertad

Tengo director espiritual como otros tienen personal training. Pero lo más gracioso es que el consejo que con más insistencia me da mi director espiritual es que haga deporte. Una muestra viviente (y persistente (y casi pesada)) de la importancia del cuerpo para el catolicismo ortodoxo, que le aplaudo. Me desea una virtud en términos etimológicos: que me ponga fuerte. Algo prácticamente griego, in corpore sano. Yo le oigo con ánimo deportivo, de buen perdedor. Para la práctica prefiero quedarme con sus consejos más espirituales.

Esta libertad con la que me tomo sus directrices me parece, no obstante, la mayor fidelidad al espíritu de la religión, que nos hizo libres, hijos, y no esclavos. De modo que, como decía san J. H. Newman, brindo —literalmente— por el Papa y el Rey, pero por mi conciencia primero.

También te puede interesar