X
LO LEÍDO
y lo liado
un blog de enrique garcía-maiquez

Lector de oro

Una prima de mi madre suspendía todas las demás, pero sacaba sobresaliente en Religión. A sus padres les decía muy seria: «Sapit qui Deum sapit», esto es, que es sabio el que sabe a Dios. También lo de San Agustín: «El que se salva, sabe; el que no, nada». Ahora caigo que mi madre nos lo contaba, entre risas, para que cogiésemos onda. ¡No sabía nada mi madre…!

 

Enrique está especializado en sacar excelentes notas en Religión, y quien lo hereda —aunque sea de una tía abuela segunda— no lo hurta. Pero, por si me quedaba algún recelo, ha traído hoy el diploma que lo acredita como el mejor lector de su curso. Ah, vaya, ya estoy rendido del todo. Que lleguen mañana las notas que lleguen. Que otros se jacten por los sobresalientes que han sacado sus hijos, a mi me enorgullece el diploma de lector de oro, como hubiese dicho Jorge Luis Borges, de ser padre.

 

[Lo que no le voy a decir al niño, para que no se me venga arriba como su tía, es aquel fantástico aforismo de Carlos Pujol: «Quizá leer y escribir sea lo único que valga la pena aprender, lo único que haya que enseñar de veras a todo el mundo para la honrosa supervivencia. Si nuestros universitarios terminaran sus carreras sabiendo leer y escribir dignamente, ya podríamos darnos por satisfechos; todo lo demás se daría por añadidura, se encuentra en los libros que hay que saber leer y escribir». Pero pscht, silencio, que no se entere aún.]

 

 

También te puede interesar