X
LO LEÍDO
y lo liado
un blog de enrique garcía-maiquez

Las cosas naturales siempre vuelven

 

Decidí quitar de mi mesa de despacho el ordenador de sobremesa. Me daba claustrofobia. Windows no me dejaba mirar por la ventana. Lo he reemplazado por mi ordenador portátil, que me deja asomarme por encima y, sobre todo, me permite —plas— cerrarlo. El gesto me da un intenso placer. Parece que termino más y mejor de trabajar. Ahora respiro hondo. Lo que no me esperaba es lo siguiente. Cuando tengo que tomar alguna nota, lo utilizo como alfombrilla de escritorio o vade, y escribo sobre la tapa del ordenador. Parece que el bolígrafo repiquetea con orgullo: toc, toc, toc. Todo lo cual produce una inconsciente sensación de victoria que me ha llevado de la mano al verso de Miguel de Unamuno: «Las cosas naturales siempre vuelven».

 

¿Quién me iba a decir que un cambio de decoración iba a traerme la poesía?

 

 

 

 

 

 

También te puede interesar