X
LO LEÍDO
y lo liado
un blog de enrique garcía-maiquez

La Castafiore en el Liceo

El drama es tan terrible que, quizá, lo mejor sería intentar tomarlo a broma; como una broma macabra. Lograríamos evitar ofendernos por el espectáculo de solista en el Liceo y efigie que habla solo, para solaz de sí mismo, desde las escalinatas de La Moncloa.

Tomarle a broma desnudaría lo ridículo del personaje: padecemos una suerte de Castafiore masculina, pagado de sí mismo y solo preocupado porque no le roben sus joyas.

Sería estupendo poder tomarle a broma y obviar el hundimiento que está causando. Verle de lejos y entender que solo un enfermizo egotista puede organizar el doble espectáculo de teatrillo de candilejas en el Gran Teatro del Liceo con invitados cuidadosamente seleccionados por su habilidad para aplaudir y -como uno se atrevió a no hacerlo- vengarse al día siguiente con los periodistas al precio de difundir en múltiples pantallas de plasma un mensaje en solitario desde las escalinatas de Moncloa.

Ni las candilejas del Liceo ni el plasma múltiple monclovita pueden ocultar el drama: el 22 de junio de 2021, el Gobierno de España, por unanimidad, decidió contravenir la recomendación, también unánime, del Tribunal Supremo contra los indultos. Lo hizo para borrar los delitos probados de sedición y malversación de fondos públicos que unos golpistas posmodernos perpetraron en el otoño de 2017 contra la democracia española. Lo hizo para que la Castafiore que nos desgobierna pueda seguir pavoneándose otros dos años y medio como si no estuviera destrozando la imagen, el prestigio y el futuro de España.

Una aviesa urraca sustrajo las joyas. Pero no eran de la Castafiore, eran de España, y el usurpador se exhibe como solista en el Liceo.

También te puede interesar