X
LO LEÍDO
y lo liado
un blog de enrique garcía-maiquez

Jugando llamarán

.

No he escrito antes aquí porque este blog no está para que yo llore. Nada más salir un libro mío me entra una tristeza profundísima, ontológica. Será eso lo que otros llaman post coitum, y, si lo es, es terrible. Pensaba suplicar a los que se hagan con el libro que lo subrayasen salvajemente, como hago yo con el barbero, y que salvasen al menos 10 o 12 versos, por piedad. Quien a lápiz mata a lápiz muere, me esperanzaba.

.

Para colmo de males, el mismo día que salía el libro se me vino a las manos un pollito de verderón. Enseguida le pusimos de nombre Verdi Gracia. Yo estaba muy contento porque lo iba sacando para adelante. Pero cuando volví de la feria del libro me lo encontré difunto. No lo habían enterrado, me dijeron, porque suponían que me gustaría darle su sitio con algún rito íntimo. Con el corazón en un puño y Verdi en el otro, lo hice.

.

.

Al menos, Jaime y yo nos reíamos (por no llorar) de que todo el mundo nos celebra de El libro de viejo y de Inclinación de mi estrella la edición que ha hecho Abel Feu. Su sacrificio sí que es agradable. Estamos por agarrar una quijada…

.

Así las cosas, unas golondrinas han decidido colgar su nido en el porche de casa, y se meten volando con una suavidad de dibujos animados y casi se suspenden en el aire mientras lo construyen. No se dan —menos mal— con la inmensa ventana, y desde mi despacho puedo verlas con sus alas rozando en los cristales, llamándome jugando a la alegría y a la esperanza.

.

Para colmo de bienes, una carta me ha convencido hoy de que toda alabanza a la edición de Abel es poca:

.

Vuelvo a ser yo (pero vosotros subrayad mi libro fieramente).

También te puede interesar