X
LO LEÍDO
y lo liado
un blog de enrique garcía-maiquez

En la pesquera el pez es lo de menos

Hemos estado 12 horas de mar para pescar un tiburón —uno hubiese bastado— y nada. Circunstancia que me ha servido para recitar a mis compañeros de singladura unos versos de José Luis Tejada:

Tú no tendrás la mágica paciencia,

—única ciencia de lo marinero—

de estar tres horas sobre cualquier puente

con una caña rubia entre los dedos,

con tu esportilla huérfana de peces

y viendo, sin dolor, correr el tiempo.

No sabrás esperar. Tú no comprendes

que en la pesquera el pez es lo de menos.

Como no me salían los versos de Tejada de un tirón, a cambio les he improvisado este aforismo: «En vez de pez hemos pescado paz».

Mientras sacábamos, qué remedio, algún bonito de consolación, pensé, con la caña dolorosamente entre las piernas o en el bajo vientre, que menos mal que nadie llevó a Freud de pesca, porque a saber qué se le habría ocurrido.

A todo esto yo también había pescado un haiku al mediodía:

NANA

Siesta en el barco.

Como una madre, el mar

me acuna y canta.

Y ya no estoy tan seguro de que valga como poema, aunque como imagen sí. Las cañas al curricán temblaban mucho pero, cuando picaba un pez, entonces no. Hice esta tanka:

Tiembla la caña

—como el poeta— antes

de que el pescado

se dé. Tras la picada,

todo es tensión, fijeza.

+

También te puede interesar