X
LO LEÍDO
y lo liado
un blog de enrique garcía-maiquez

El pardal erudito

De Las nubes se levantan, el último libro de Daniel Fernández Rodríguez, tan bien escrito como suyo, me ha emocionado especialmente el pathos que consigue transmitir de la investigación filológica. Leyéndole, parece que pocas cosas pueden hacerse más emocionantes —recordar una infancia rural, ver llover, descubrir paradojas, como esa de la lluvia que son «precipitaciones moderadas» o hacerse el dormido—. Todas las emociones las transmite de forma compartible, pero muy especialmente la de la investigación. «La ardorosa pasión que te posee/ cuando investigas a tus anchas», le nota a la amada, casi un poco celoso. Cuando se separa de ella, lo que se parte es: «con un pedazo de este nuestro Lope,/ que se parte y se va y se queda».

 

PARDAL

A mi padre

 

Hay un pardal en el camino

que silba aquella dulce melodía

que me acompaña los domingos

y muere un día solo sin que nadie

sepa que muere junto al río,

y al otro día canta —pío, pío—

cualquier otro pardal.

 

 

Me parece una elegía muy impactante, tan pequeña, tan humilde, tan hermosa. En la inminencia de la Resurrección, además, nos sirve para agradecer a Cristo que gracias a que Él nos abrió el camino, ya no somos sustituidos por cualquier otro pardal. Nuestro pío-pío quedará para siempre.

También te puede interesar