X
LO LEÍDO
y lo liado
un blog de enrique garcía-maiquez

Dos flechas diferentes

 

He esperado unos días para escribir esta nota en el cumpleaños de Ovidio. Qué de felicidades nos ha dado. Hay que tratar de corresponderle.

 

Me ha alegrado muchísimo encontrarme un elogio a Ovidio («diversión a lo grande, fantasía desbordada, intensidad poética y un lenguaje de belleza admirable») en Texto sentido de Sanz Irles. Allí recoge que Ovidio nos explica que Cupido en su «saetífera aljaba» llevaba dos tipos de flechas de efectos diferentes: «el uno hace huir al amor, el otro lo produce». Lo explica cuando habla de Dafne (huyendo) y Apolo (obseso); pero yo he caído en una vaga remembranza de estampas adolescentes.

 

Entonces las persecuciones y las huidas eran casi de metamorfosis, y a veces con ida y vuelta. Qué pena no haber tenido a mano entonces la teoría de las dos flechas contrapuestas, porque, si nos atenemos a sus efectos, se diría que era una explicación científica. Creo que fui yo el que definió a los clásicos como esos autores a los que siempre se llega tarde.

 

Pero la dicha siempre es buena. ¡Felicidades, Ovidio!

 

 

También te puede interesar