X
LO LEÍDO
y lo liado
un blog de enrique garcía-maiquez

Don Quijote se va

Mi pena de que don Quijote se fuese de la casa de don Diego de Miranda, caballero del Verde Gabán, sólo es comparable a la que sintió Sancho Panza. Con lo bien que estábamos en aquella casa «ancha como de aldea» y silenciosa. Pero había que lanzarse de nuevo a los caminos.

 

De tanto como me he dolido por la despida, Carmen me la ha dibujado, adivinando el protagonismo que doña Cristina tenía, silenciosamente, en mi imaginación:

 

 

Y diría que Cervantes, piadoso, me ha dado, al comienzo del siguiente capítulo, una frase que me consuela. Los estudiantes con los que se topa nada más salir: «entendieron la flaqueza del celebro de don Quijote; pero, con todo eso, le miraban con admiración y con respeto».

 

¿No leemos nosotros así exactamente a Don Quijotela flaqueza, el celebro, la admiración y el respeto?

También te puede interesar