X
LO LEÍDO
y lo liado
un blog de enrique garcía-maiquez

Con razón

Ayer llovía, pero igualmente llegó la luminosa y cenital hora del ángelus. Sonó la alarma de mi móvil y, de un salto, me puse de pie, casi firme.  Enrique, que leía tendido en el sofá —o sea, trabajando—, se levantó también. Carmen jugaba preadolescentemente en su cuarto con la puerta bien cerrada. Así que para que ella rezase también lo hicimos a voz en grito. Debió de ser este jaleo de una punta a otra de la casa lo que activó a Samu a cantar a pleno pulmón, con todas sus fuerzas, con elevados gorgoritos salomónicos.

 

Cuando terminamos de rezar, me reí de los trinos del canario: «Parecía que deseaba rezar con nosotros». Con toda seriedad litúrgica, mi hijo me sonrió un poco contristado por mi escepticismo: «Se dice en Misa, papá: ‘¡Con razón te alaban todas las criaturas!’».

También te puede interesar