X
LO LEÍDO
y lo liado
un blog de enrique garcía-maiquez

Citas

Me encuentro con una antigua amiga de mi madre por la calle. Me cuenta que me lee siempre, pero que no siempre le gustan mis artículos. Los costumbristas, sí; pero que, cuando cito a otros autores, se pierde.

Le digo lo primero que me sale, que es que ya me doy con un canto en los dientes con que le guste alguno. Es un sentimiento sincero, pero puede sonar condescendiente, pienso después, arrepentido. Y también descubro que ella tiene razón, aunque yo no lo sabía.

Para mí las citas son una maravilla y, en cierto modo, un chollo. Me aseguro de que haya algo bueno en mis artículos. Son frases de las que no me tengo que preocupar en lo estilístico, menos mal. Demuestran unas cuantas lecturas (me confieso). Y moralmente me hacen sentirme agradecido, que es una de las mejores cosas que pueden serse. Y culturalmente, jerárquico, que tampoco es poca cosa.

Pero ahora he entendido la dificultad de la que habla mi amiga (heredada). En la cita siempre hay implícito un ramillete de exigencias al lector. ¿Está el escritor conforme del todo con el texto que cita? ¿Ha inyectado algún tipo de ironía entre líneas? ¿Qué contexto se impone, el de la frase original o el del artículo de aterrizaje? ¿La cita se escribió con la misma intención con la que ahora se utiliza? Todo esto, que se agita por debajo de una lectura superficial, implica una dificultad añadida, además de la más obvia de tener que recordar quién era y qué hizo el autor citado, esto es, el reto a la cultura general del lector, que podría acabar resultando impertinente.

¿Citaré menos después de esta revelación? Quizá no, pero espero hacerlo mejor o, al menos, con más conciencia.

Como para compensar, el destino me hace ir, poco después, a buscar un dato al libro Todavía de Sergio Suárez y me encuentro con lo mucho que me gustaron especialmente las citas que recoge. Hay mucho de juego de espejos en las citas. Pueden marear un poco, sí, pero a cambio dan sensación de amplitud al cuarto o al ascensor, y abren perspectivas. Estas son las citas de Todavía:

Ø José Muñoz Rojas: «Los jardines los hacen los años».

Ø Roberto Juarroz: «Hay que afilar la vida como un lápiz y copiar al dictado».

Ø Ajmatova: «Si hubiera algún sustituto del amor, sería el recuerdo».

Ø Personaje de Ozu: «No se empieza amando, se acaba amando».

Ø Auden: None of us are as young

as we were. So what?

Friendship never ages.

                [Dedicatoria de Thank you, Fog]

Ø Andrade: Falei de tudo quanto amei.

De coisas que te dou

para que tu as ames comigo.

Ø Jorge Luis Borges: «Creo que podemos conocer el pasado, siquiera de un modo simbólico, y que podemos imaginar el futuro, según el temor o la fe; en el presente hay demasiadas cosas para que nos sea dado descifrarlas».

También te puede interesar