X
LO LEÍDO
y lo liado
un blog de enrique garcía-maiquez

Cansancio

 

Ayer fue un día tan intenso que, después de cenar, ya no tenía fuerzas ni para escribir el artículo programado ni para remontar un poco en mis  lecturas pendientes. Me arrastré hasta el sofá y me sumí ante el televisor. Et tu quoque Brute fili mi! (Καὶ σὺ τέκνον). Vimos dos capítulos, dos, de la serie Lupin, que tiene una cierta raigambre literaria. Pero lo importante es que, contra todo pronóstico, ese plan tan mole y derrota, tan mainstream, tuvo una silenciosa intensidad conyugal. Moraleja: si estáis derrengados, todavía podéis aprovechar intensamente ese cansancio.

 

¿Y eso fue todo? Hubiese sido de sobra, pero qué va. En el último momento, vi que, cogiendo impulso de mi entradita de ayer sobre las golondrinas, Edu González había escrito esta auténtica maravilla. A veces la literatura nos da el ciento por uno. Como cuando unos amigos, al leer la dedicatorio de Un paso atrás al primer hijo que perdimos en un embarazo, se animaron a tener otro hijo y por ahí corretea ahora, compadre tácito del nuestro que está en el cielo. La dedicatoria rezaba: «A nuestro tercer hijo, que se quedó atrás, o sea, encima».

 

 

También te puede interesar