X
LO LEÍDO
y lo liado
un blog de enrique garcía-maiquez

Campo, campo, campo

Cada primavera me sorprende lo olvidados que para la poesía bucólica están los mosquitos y demás insectos. Especialmente repugnantes son las lúas de las hormigas que invaden la casa. La levantera de los días pasados tiró muchísima suciedad de los árboles y una rama enorme. También el huevo de una tórtola, que he descubierto ahora mismo. Se ha roto mostrando un embrión bastante crecido que quizá tenga interés para un profesor de biología, pero que a mí no me resulta agradable ni para recogerlo del camino. Desde la ventana de mi despacho, que tenía abierta y he cerrado, veo un lirón careto (o una rata de campo, siendo menos bucólico o eufemístico) pasearse entre la leña. Y en el cuarto de baño hay una salamanquesa que no me quita ojo. Amo vivir en un jardín, que conste, no vengo aquí a llorar, pero sí a decir que lo prefiero en invierno, desde dentro, mientras llueve.

También te puede interesar