X
LO LEÍDO
y lo liado
un blog de enrique garcía-maiquez

Apenas Ulpiano permanece

A menudo me pregunto muy melancólico si mereció la pena haber estudiado la carrera de Derecho. Navarra, alma máter, por supuesto. El trato personal con don Álvaro d’Ors, qué privilegio. Pero ¿Derecho? Lo he olvidado prácticamente todo y no lo he ejercido jamás. Apenas Ulpiano permanece. Eso sí, grabado a fuego: «Iustitia est constans et perpetua voluntas ius suum cuique tribuindi. Iuris praecepta sunt haec: honeste vivere, alterum non laedere, suum cuique tribuere». No puedo recitarlo sin una emoción emulativa. Ceñirme a esos tres preceptos.

 

¿Cinco años (ejem, seis) para dos frases? Quizá eso sea lo mejor. Si quiero salvar el sentido de esos años tengo que ser muy fiel a Ulpiano al vivir honesto, a no dañar a nadie, a dar a cada uno lo que se le debe. La carrera me regaló una misión.

 

 

También te puede interesar