X
LO LEÍDO
y lo liado
un blog de enrique garcía-maiquez

A la caza del disidente

Una forma sorprendente de iniciar la reconciliación con el votante perdido es poner en marcha una desabrida caza del disidente con la diana puesta en la (lamentablemente escasa) vida inteligente que queda en tu formación política. A ese infalible método se ha abonado Sánchez.

 

Los medios informan de que Leguina ya ha recibido su expediente de expulsión del centenario partido que unos tabernarios montaron en Casa Labra. Le acusan de “menoscabar el prestigio y la imagen pública de los órganos colegiados del partido y de sus miembros”. Es decir, “el prestigio y la imagen pública” de Pedro Sánchez. Claro que para que Sánchez pudiera ver menoscabado su prestigio antes necesitaría tener algo de eso… en alguna parte.

 

Cuentan que a los socialistas les enfadó una visita que, en campaña, Isabel Díaz Ayuso hizo a la fundación Alma Tecnológica, que preside Nicolás Redondo. ¡Quiá! Lo que les enfadó es que esos dos viejos socialistas no dudan en decir que el emperador monclovita va desnudo. En realidad, anda exhibiendo los masculinos atributos de su desnudez.

 

Y Leguina no solo lo dice: lo ha puesto por escrito. Es reciente su libro “Pedro Sánchez, historia de una ambición”, que da continuidad a otro que dedicó a José Luis Rodríguez Zapatero, “Historia de un despropósito”. Lo peor es que a Leguina, cuando habla y cuando escribe, se le entiende todo. Y eso sí que no.

 

Así que empieza la cacería del disidente. Fijo que será muy valorada por el votante socialista perdido.

 

También te puede interesar